A pesar de que, sin duda, se trata de una obra menor de Robert Hugh Benson, no conviene descartarla como lectura para profundizar en el pensamiento del autor. Consta de siete «ensayos» o artículos de diversa procedencia y propósito.

  • Infalibilidad y tradición: Este artículo fue escrito a partir de una conferencia que Robert Johnson pronuncia ante la sociedad de santo Tomás de Canterbury, una organización de clero anglicano que tiene la tarea de estudiar la historia del cristianismo occidental. En ella da razón del nuevo dogma proclamado por el Concilio Vaticano I que declara la infalibilidad del Santo Padre en materia de fe y costumbres. No es una tarea fácil porque uno de los argumentos protestantes en contra de la Iglesia católica es que esta se ha dedicado a lo largo de los siglos a inventar dogmas espurios, añadidos a la revelación. Para aclarar el tema benson recurre a la tradición y la describe como un cuerpo vivo. Con un análisis biológico de la misma entiende que esta tradición puede ser en origen una semilla y convertirse a lo largo de los siglos en un gran árbol en que los pájaros pueden anidar. Era una semilla, pero todo lo posterior está contenido en ella. Y aquí es donde entra la infalibilidad del Papa como garantía de que se desarrolla correctamente la semilla. Por otro lado, intenta explicar el mecanismo por el cual se realiza la infalibilidad en la figura del Santo Padre. Y recurre a un símil bastante curioso y sorprendente de leer: compara la infalibilidad del Santo Padre respecto a las verdades de la fe con las matemáticas respecto de la inteligencia humana. Este ensayo es imprescindible para entender el talante intelectual de Robert Hugh Benson.
  • Los lechos de muerte de «María, la Sanguinaria» y de «Isabel, la Reina Buena»: Se trata de la descripción en contraste de la muerte de los momentos previos de la muerte de estas dos reinas inglesas. María, la Sanguinaria, reina católica, según la historia inglesa hizo correr ríos de sangre en su intento de restaurar el catolicismo en la isla británica. En segundo lugar, nos presenta el lecho de muerte de Isabel I, que fue adalidad del protestantismo anglicano en Inglaterra y persiguió injustamente a la iglesia católica (también hizo correr ríos de sangre, por cierto). Benson describe estos dos lechos de muerte en contraste entre sí y en contraste con sus vidas. La vida de María, según la historia inglesa, fue la de un fracaso tras otro, mientras que su lecho de muerte estuvo lleno de paz y fue consolada por los sacramentos de la Iglesia católica. Por otro lado, casi como contrapunto, Isabel vivió una vida plagada de éxitos. El mismo Benson explica en su novela By what authority? cómo esta reina sentó las bases de lo que sería el futuro imperio británico. No obstante, persiguió cruelmente a los católicos y de esto la historia británica apenas da cuenta. Como oposición a esta vida cargada de éxitos Isabel sufrió una agonía y un lecho de muerte terribles, y no quiso ser consolada y los sacerdotes anglicanos, a los que consideraba de adorno. Para profundizar más en el tema lea el artículo: Lechos de muerte en Robert Hugh Benson.
  • «Ciencia cristiana»
  • Espiritismo
  • Catolicismo
  • El catolicismo y el futuro
  • La conversión de Inglaterra

Hablo sobre “Un libro de ensayos” de R.H. Benson

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.