Soy Sergio Gómez Moyano, de Barcelona. Hay pocas cosas que no me interesen y te doy la bienvenida.

Soy profesor de instituto y de universidad. Se me ocurrió hace algunos años embarcarme en una tesis sobre un tal Robert Hugh Benson, un inglés peculiar, y raro, muy raro; casi como yo. Desde entonces he prologado libros de este señor y algunos hasta los he traducido a la lengua de Cervantes. Una de estas traducciones (Historias sobrenaturales) fue alabada por Juan Manuel de Prada en uno de sus certeros artículos.

También escribo ficción. Y mis novelas son especiales. Querencio, por ejemplo, cuenta las aventuras de un chaval que se escapa de casa y se va de viaje por tierras extrañas para ver si su vida adquiere algún sentido. ¿Y qué pasa? ¿No podía encontrar el sentido de la vida en su casita, sentado en su sofá? Pues parece que no. Al final ya no sé si el libro es de filosofía o ficción. Quizá la gracia está en que es los dos a la vez y, además, me han dicho que combina ambas de forma ágil y seductora. Y yo me lo creo.